Tres proyectos de millennials que le apuestan al medio ambiente bogotano

 

Fuente: Cartel Urbano, 11 de diciembre 2016 Por: Camilo Vásquez / @Ecosays

Ya se ha dicho muchas veces que el futuro del medioambiente está en las manos de los millennials, y, para fortuna de La Tierra, cada día son más los jóvenes que le meten el hombro al asunto del activismo verde desde distintos ángulos. Y es que el temor por la frágil salud de nuestro planeta cada día es mayor, no por nada 170 países se han unido al Acuerdo de París para combatir la amenaza climática que afronta la humanidad.  

En una búsqueda junto a Honor 8de grupos de jóvenes que estén tejiendo redes ecológicas para el planeta me encontré con estos tres: 

 

Menos desperdicios, más animales de llantas

Según la secretaría de medio ambiente, cada día más de dos mil llantas terminan invadiendo el espacio público. Es común verlas abandonadas en avenidas, separadores, potreros y parques de la ciudad. Alertado por semejante problema ambiental, un taller ubicado en la Casa de la Juventud de Chapinero ha recogido cerca de mil neumáticos para realizar obras o esculturas y ubicarlas en distintos puntos públicos de Bogotá.

14657395_323234421365636_655230226756579366_n.jpg

Trec Art es el nombre del laboratorio dedicado a esta actividad: los integrantes del equipo clasifican las llantas, las cortan y las ensamblan con tornillos en un armazón de hierro hasta que toman la forma de un animal. Loros, flamingos, tortugas, cocodrilos y hasta Shen Long (sí, la “mascota” oficial de Dragon Ball Z) son algunas de las figuras que ha construido esta fundación liderada por Juan Carrillo, un economista de tan solo 25 años.  “El desperdicio de desechos en espacios públicos es lo que más afecta el medioambiente”, dice Juan.

13055325_230962390592840_5888721809864417317_n.jpg

 

 

La fundación ha construido dos ecoparques, uno en la Casa de la Juventud de Chapinero y otro en el barrio Marichuela, ubicado en Usme. También ha actuado en otras seis localidades.

14040078_288516518170760_4913140679812380629_n.jpg

 

 

 

 Cerca de 300 jóvenes se han visto beneficiados con estas obras, las cuales atizan el sentido ecológico de chicos y grandes e innovan en términos visuales en los parques tradicionales de la ciudad.

Un mapa de huertas urbanas

La agricultura urbana consiste en gestionar cultivos dentro de las urbes, estos se pueden levantar en balcones, paredes, techos o incluso en alcobas de apartamentos. Existen varios ejemplos que incentivan a las personas para que cultiven lo que se comen, un ejemplo es la historia de Juan Gutiérrez, que decidió montar una huerta en su apartamento, en donde cultiva calabacines, tomates y lechugas.

El Jardín Botánico lidera un programa a través del cual 53 mil personas han sido capacitadas en proyectos de agricultura urbana, no obstante, no existe (por el momento) una base de datos confiable que recopile la cantidad de huertas dentro de la ciudad.

Frente a esta carencia se creó AgroEcoBta, un mapa, en tiempo real, que ubica las huertas que hay en todo Bogotá para incentivar el cultivo urbano. Cuatro jóvenes fueron los encargados de crear este proyecto: Birgit Hoinle, Jennifer Franco, Julián Ramírez, Fabian Montejo, Sarah Pinilla y Kharen Viviana Pinilla.

“El objetivo principal es crear un tejido social que facilite la generación de economías locales en Bogotá y sus alrededores, aunque potencialmente la plataforma puede llegar a tener incidencia Internacional”, dice Kharen.

12994534_977465145665046_4974986972184894548_n.jpg

Además de ubicar huertas, otro propósito de la plataforma es incentivar una economía “verde” en a través de la cual los agricultores urbanos puedan intercambiar sus productos con otros cultivadores.

AgroEcoBta es sencillo y, claro, colaborativo: solo hay que ubicar la huerta en el mapa, ponerle un título con una descripción sencilla, agregar una imagen o video y añadir los datos del dueño de la huerta. Las categorías son educación, alimentos y productos naturales, y semillas e insumos.

honor-2.jpg

Estos jóvenes llevan dos años con el proyecto sin ningún tipo de ayuda institucional. “Lo importante de esto es hacer que las personas tengan una participación más activa con el tema de la agricultura urbana y, de paso, colaboren con el medioambiente”, comenta Kharen.

Podemos imaginar una ciudad ecosostenible

ORGANIZMO es un centro de diseño pionero en la creación de comunidades ecosostenibles por medio de la bio arquitectura y el trabajo comunitario. Según Ana María Gutiérrez, una de las fundadoras del proyecto (junto con Itamar Sela), la idea es capacitar a las personas para que respeten el entorno y les den uso a los recursos que tienen a su alrededor. Este centro de diseño imparte técnicas de construcción de bajo impacto como techos verdes, muros verdes, construcción con fardos de paja, construcción con tierra, construcción con reciclaje de botellas PET y escombros, y la técnica del superadobe y los ecodomos (viviendas baratas y resistentes de bajo impacto ambiental).

p18g2siilpgr7is7id138d5vs3.jpg

Llevan ocho años en este cuento y tienen su cuartel de inteligencia y acción en Tenjo (Cundinamarca), aunque ya han actuado en la Guajira, Amazonía, el Magdalena y otros puntos del país. Actualmente el equipo está conformado por Ana Gutiérrez, Itamar Sela, Alba hurtado, Wilmer Montenegro y William Fonque. También se suman constantemente practicantes, estudiantes y voluntarios.

“La importancia de estos proyectos es generar autogestión y empoderamiento comunitario. Que cada persona pueda construir con lo que tenga y no esperar ayudas del gobierno que nunca llegan”, dice Gutiérrez.

p1a8jlagd51s9m1kco1hg21s0c1f1h3.jpg

 

 

Más que trabajar con población vulnerable y no vulnerable, la intención de estos pelados es educar y concientizar a las personas para que sean gestores de su propio entorno, para que cosechen su comida, para que construyan sus casas y, especialmente, para que vivan dignamente.

Fuente: Cartel Urbano, 11 de diciembre 2016

Ir a la nota...