Región del Pacífico-Darién: la cuna de las figuras del fútbol colombiano

Región del Pacífico-Darién: la cuna de las figuras del fútbol colombiano

Por: Santiago Soto

En Brasil 2014, la selección Colombia ha demostrado hasta ahora que la disciplina y la sencillez son esenciales para avanzar paso a paso en un campeonato de la talla de un mundial. Esta nueva generación de jóvenes parece diferir de generaciones pasadas en donde el dinero y la fama nublaban el desempeño y el criterio de los jugadores de la selección Colombia. En la nueva faceta  de la selección, los jugadores afrodescendientes y especialmente de  la región del Pacífico-Darién se han ganado un espacio por su gran actuación en sus respectivos clubes  y en las eliminatorias.

Los representantes de la región del Pacífico-Darién vienen de territorios y regiones en donde la violencia y la falta de oportunidades hacen parte del día a día.  A pesar del entorno en el cual crecieron estos jugadores, la convicción, la disciplina y el talento los han llevado a tener unas carreras exitosas en el fútbol nacional e internacional.

Del departamento de Nariño se destacan Pablo Armero y Víctor Ibarbo quienes nacieron en Tumaco, un puerto fuertemente golpeado por la proliferación del narcotráfico y de las bandas criminales. Hoy en día,  Armero, después de un paso por el América de Cali y el Palmeiras de Brasil, juega en el Udinese de Italia. Mientras que Víctor Ibarbo ha tenido un paso exitoso por el América de Cali y el Cagliari de Italia y logró conseguir la titular en la selección Colombia sin haber jugado ningún partido en la eliminatoria.

Otro de los afrodescendientes con un papel protagónico en el mundial es Christian Zapata quien nació en 1986 en Padilla Cauca, un municipio constantemente atacado por el sexto frente de las FARC. Zapata ha tenido una vertiginosa carrera futbolística y ha hecho parte de las plantillas del Deportivo Cali,  Udinese de Italia,  Villareal de España y finalmente del reconocido AC  Milán de Italia. También proveniente del departamento del Cauca,  Adrián Ramos nació en Santander de Quilichao. Este municipio  tiene la mayor proporción de afrodescendientes auto reconocidos (98%) en Colombia y  al igual que Padilla, se encuentra bajo la influencia del sexto frente de las FARC.  Ramos se destacó por sus goles en el equipo alemán Hertha de Berlín, por lo cual fue fichado por el Borussia Dortmund para la temporada 2014/2015. Otra revelación de la selección Colombia de origen caucano es Eder Álvarez Balanta quien, si bien nació en Bogotá, es de familia  Puerto Tejadense. Este joven de 21 años ha tenido una actuación extraordinaria como defensa central en el River Plate y se ha ganado un cupo en los 23 convocados de José Pékerman.

Por otra parte, representando al departamento Chocó  están Carlos Sánchez y Jackson Martínez. Estos dos jugadores nacieron en Quibdó, una ciudad golpeada por el violento enfrentamiento entre los grupos delincuenciales. A pesar de las condiciones adversas en las cuales se crió Sánchez, este ha  jugado en el Valenciennes  de Francia y hoy en día juega en el Elche de España. Su presente actuación como volante de recuperación en el mundial, parece garantizarle la contratación en un equipo mundialmente reconocido. Por su lado, Martínez ha tenido una carrera fenomenal en el independiente Medellín, en los Jaguares de Chiapas de México y en el FC Oporto de Portugal donde fue goleador de la Liga Portugal en 2013.

Finalmente, Juan Guillermo Cuadrado y Camilo Zúñiga representan la región del Darién Antioqueño en el mundial. Cuadrado nació en Necoclí en el departamento de Antioquia. Este municipio ha sufrido con  la constante influencia y acciones de grupos paramilitares y de las bandas delincuenciales que han derivado del desintegro de estos grupos. Cuadrado ha brillado en clubes del fútbol italiano como el Udinese, el Lecce y la Fiorentina y se ha destacado en el mundial por sus gambetas, pases y velocidad.  Por otra parte, Zúñiga proviene del municipio de Chigorodó y se ha destacado por su trayectoria en el Atlético Nacional y en el Nápoles de Italia y por su constancia en las eliminatorias con la selección Colombia.

Todos estos jugadores son un ejemplo de dedicación y disciplina en medio de un entorno en donde la plata fácil y la violencia castigan constantemente a la población. Más allá de un triunfo personal, estos jóvenes representan regiones del país  donde abunda el talento y la sed de triunfo pero falta el apoyo del Estado  y prolifera la corrupción. Colombia no puede limitarse a celebrar los triunfos de estos jóvenes sino que tiene que comprometerse en  sacar más Armeros, Cuadrados y Martínez  no solo en el ámbito del fútbol sino en todos los aspectos que puedan garantizar el desarrollo integral de la región del Pacífico-Darién.

 

Post A Comment

YOUR CAPTCHA HERE