La reivindicación del cabello afro

La reivindicación del cabello afro

Fuente: El Comercio

Los patrones impuestos por la sociedad occidental relacionan el cabello lacio con la belleza. El afro, por su parte, se ha asociado históricamente con el desorden, la suciedad, lo difícil, despeinado y malo, explica Natalia Barrera, modelo y activista.

“Aún hoy, muchas afroperuanas quieren llegar a una edad, como los 15, para empezar a lacearlo. Y durante la esclavitud, las mujeres negras solían taparse el cabello natural o trenzado con turbantes, porque eran obligadas a esconderlo por sus esclavistas”, cuenta Natalia.

Recién entre los años 60 y 80, con el Partido Pantera Negra –organización que luchó contra la segregación racial-, empezó a verse a mujeres como Angela Davis y Kathleen Cleaver con el cabello afro natural, como reivindicación de su belleza. “Para las afrodescendientes, es un símbolo de resistencia, de lucha y empoderamiento“, añade la periodista y activista afroperuana Sofía Carrillo.

Del estereotipo al empoderamiento

Llevar el cabello afro puede ser una apuesta por no aceptar los cánones impuestos, donde solo la melena lacia es la aceptada y bonita, afirma Carrillo. Hacerte un afro como un reto para Youtube, para una sesión de fotos (como Kendall Jenner para Vogue) o como un cambio de look puede caer en la categoría de apropiación cultural e, incluso, como una manifestación de racismo.

¿Por qué? “Verlo como un estilo o una moda invisibiliza su historia y simbología”, asegura Barrera. “La mujer blanca o mestiza que lo lleva, se toma una foto y listo, no vive lo que una mujer negra. Si les gusta tu afro, lo quieren tocar. Si no, te gritan en la calle y enfrentas la discriminación e ignorancia. No es un look, es nuestro cabello, nuestra lucha”, agrega Carrillo.

“Es difícil crecer en esta sociedad, que no te acepten por tu pelo, y tener que cambiar su naturaleza. Fue recién a los 18 años cuando me miré al espejo y decidí aceptarme. El afro no es algo que desaparece, mi cabello es parte de quien soy”. Es, además, una muestra de reconciliación con la identidad, de orgullo por la cultura afro, de empoderamiento y de diversidad. Y la diversidad debería ser una norma.

Retorno a lo natural

El cabello afro es el pelo natural de la mayoría de afrodescendientes y puede clasificarse como una textura, como el ondeado o liso. La textura la define la forma del folículo y de la fibra capilar que, en este caso, es más aplanado. Además, existen variedades, desde el más apretado al más ensortijado, explica Karen García Vásquez, fundadora de Ondas de Marzo, una marca que ofrece servicios y tratamientos para la recuperación del cabello dañado no lacio.

“El cabello afro es más seco, se quiebra más y parece que nunca crece, pero es porque tiene una elasticidad increíble. Requiere de cuidados particulares, como lavarlo cada tres días con shampoo sin detergentes ni sulfatos (resecan y hacen que el rulo se estire) y usar una mascarilla hidratante dos veces por semana, para el más ensortijado”, sugiere García.

2 Comments

  • Camille

    I located your internet site from Google as well as I have
    to state it was a wonderful locate. Thanks!

  • Latosha

    Could you tell me what theme are you using on your internet site?
    It looks great.

Post A Comment

YOUR CAPTCHA HERE