Cocina tradicional e innovación desde el Corregimiento 8 de Buenaventura

Cocina tradicional e innovación desde el Corregimiento 8 de Buenaventura

En la cocina del corregimiento 8 no solo comemos rico, comemos saludable
“Nayibe Angulo”

En línea con nuestras clases de cocina en vivo “Del Pacífico a tus manos” contamos con las enseñanzas de la maestra Nayibe Angulo, ella es cocinera tradicional y agricultora de la vereda Tatabro del Corregimiento 8 de Buenaventura, es líder de COSETUR, una organización que trabaja por la protección de los recursos naturales, los cultivos y prácticas tradicionales del territorio.

La sesión inició con una de las canciones más emblemáticas del Pacífico colombiano: “Mi Buenaventura”. Este himno fue interpretado por Alejandro Riascos, marimbero de Guapi (Cauca), miembro de la agrupación Yembemá y líder de un proceso de fabricación, ejecución, enseñanza y difusión de los instrumentos típicos de la región.


Alejandro Riascos

Iniciando la clase, Nayibe le contó a los participantes que la receta pargo en salsa de cimarrón fue producto de una experiencia en casa; en una ocasión no tenía en casa todo lo que se necesitaba para preparar una receta, sin embargo, tenía las hierbas de azotea y un pescado. Para que su familia pudiera comer ese día empezó a combinar lo que tenía en  su cocina y hasta hoy ha realizado su salsa de cimarrón para verter sobre los pescados que tienen.

En seguida de su anécdota y presentando los ingredientes que llegaron a las casas de los participantes, resaltó los ataditos de hierbas de azotea, que fueron traídos directamente desde el Corregimiento 8 de Buenaventura, este atadito estaba compuesto por poleo, que es la más delgada; el cimarrón, el protagonista del plato; cebolla de azotea, que por el tiempo debía estar delgada; albahaca negra y orégano. En esta presentación Nayibe resaltó la labor del programa Acua-Fida, ya que 15 mujeres de COSETUR  sembraron estas hierbas que se están comercializando a través de la plataforma Kumé.

Hierbas de Azotea

Para acompañar el pargo en salsa de cimarrón, Nayibe enseñó a preparar arroz agridulce con plátano maduro y queso, así como el té de venturosa, una bebida medicinal que ayuda a regular el ciclo menstrual de la mujer y también la  usan para  acompañar  las comidas ya que su efecto sirve para eliminar  la grasa que se consume.

Adicionalmente, en esta clase, los participantes recibieron un detalle, el mataratón, según la maestra Nayibe,  es una planta medicinal que se utiliza  para bañarse y para tomar con limón, tiene efectos positivos para contrarrestar problemas respiratorios, la gripa y dolores de cabeza, la intencionalidad de enviar el mataratón a los hogares es para que los participantes hagan un brebaje y puedan sumergirse más en las tradiciones del Pacífico.

Mataratón

Mientras se daba continuidad a la preparación, la maestra Nayibe contó durante la clase que aprendió desde pequeña a cocinar de la mano de su madre, para ella, acercarse a la cocina es un momento de comadrear y de entrar en confianza para contar las cosas que quizá en otro espacio no podían comentar. En su hogar empezó a preparar los platos que su madre le había enseñado, sin embargo, para ella la documentación del libro de cocinas “Biodiversidad, Cocina e Identidad en el Pacífico Colombiano” fue la oportunidad de darse a conocer y dar a conocer la cocina del Corregimiento 8, ya que la gente creía que comer en la zona rural y en la urbana era lo mismo, pero no, la verdad es que aunque se comparten algunos productos, la gastronomía es diferente.

Posteriormente a esta experiencia de documentación, la Escuela Taller de Buenaventura-ETB invitó a Nayibe y a su compañera Magdalena Núñez, a quien ella reconoce como una muy buena sabedora, a cocinar para dar clases de cocina. Desde ese entonces, se desempeñan como docentes de cocina tradicional de la institución, lugar donde Nayibe tuvo la oportunidad de realizar este plato para hacer la transmisión en vivo para los participantes.

La clase fue finalizando con anécdotas y mensajes, para Nayibe la cocina es un mar de recuerdos, mientras hacía la extracción de la leche de coco resaltó que todo lo que las abuelas enseñaron tenía un propósito, reconoció que ellas eran muy ágiles para hacer diferentes actividades en la cocina, mientras afirmaba “aquí no solo extraigo el coco, también se ejercitan mis manos y así se adquiere esa agilidad”, así mismo, está convencida de que sus ancestros vivían más porque comían mejor que ahora.

Nayibe Angulo

La maestra es la menor de cinco hermanos, creció con tres de ellos, es hija de una timbiquireña y un bonaverense, su papá enseñándole el amor por la agricultura y su mamá aparte de cocinar, le gustaba mucho la minería tradicional y el mazamorreo con su batea, por ello, aprendió a miniar, a buscar oro desde muy pequeña. También resaltó que en la cultura de ellos no es solo el hombre el que va al monte, las mujeres también, las cargas tratan de ser muy iguales en sus labores. Adicionalmente, la maestra le contó a los participantes que estudiaban en una vereda que se llama Zabaletas y aunque pasaron muchos sacrificios para estudiar ya que no había transporte, caminaban dos horas para ir al colegio y dos para volver a casa, su hermano de la mitad y ella terminaron su bachillerato en Cali a causa del desplazamiento, allí ella se puso a trabajar de día y a estudiar de noche, fue la forma en como lograron terminar sus estudios.

A esta clase junto a la maestra Nayibe se inscribieron 67 comensales de Cali y Bogotá. En esta clase, los participantes, además de aprender a preparar un plato, pudieron adentrarse a al Corregimiento 8 de Buenaventura, un territorio que hace parte de la zona rural carreteable de este distrito, sobre la antigua vía Cali-Buenaventura. Es un territorio desconocido para muchas personas, pero junto a la maestra Nayibe conocimos los productos locales, la cocina tradicional y en general, el patrimonio biocultural del lugar.

Post A Comment

YOUR CAPTCHA HERE