El pelo afro: ¿estilo, moda o identidad?

El pelo afro: ¿estilo, moda o identidad?

Fuente: Revista Vive Afro

Por: Gianna Litceth Ramos Castillo – Tumaqueña y Abogada Orgullosamente Afrodescendiente

No obstante, a pesar de que se habla de libertad y de abolición hay una esclavitud a la cual el 80% de las mujeres negras se enfrenta hoy en día.

Para entender mejor nuestras luchas es necesario devolvernos un poco en el tiempo y recordar las prohibiciones de las que nuestros antepasados eran víctimas.

Anteriormente los amos obligaban a las mujeres negras a cubrir su cabello con telas, hoy llamadas turbantes, según ellos para “preservar la moral pública”. Las alisadoras nacieron en los años de la esclavitud en forma de castigo, el hombre blanco sumergía la cabeza de los esclavos en barriles llenos de agua y atriserato de sodio, hoy llamado Hidróxido de sodio, un tipo de producto químico que ablanda las fibras del cabello y las hincha, penetrando en el interior de la fibra capilar y rompiendo los enlaces de proteínas.

Para entrar a eventos como salones, iglesias, cultos, etc. obligaban a las mujeres negras a llevar su pelo alisado, de ahí nace la alisadora americana o casera esa que te quema y te tortura cuando te la aplicas. El cabello afro tenía una gran importancia para los esclavizados ya que con él hacían caminos y mapas para poderse guiar cuando escapaban de sus opresores y guardaban semillas de trigo para sembrar en sus territorios, por esta razón, cuando eran sometidos al corte o alisado de sus cabellos afros se sentían humillados y deshumanizados ya que la pérdida de sus cabellos era una forma de privar su identidad a parte de su libertad.

Desde entonces y hasta la sociedad actual donde la tecnología del alisado del cabello ha avanzado mucho, el cabello alisado sigue siendo la elección de muchas mujeres y hombres, pero también el cabello afro se ha convertido en una herramienta muy potente de resistencia y autorreconocimiento. Llevar el cabello afro es una forma muy bella de ir en contra de los cánones de belleza, muchas mujeres asumen su cabello como un símbolo de lucha y firmeza que las representa y las conecta con sus raíces, pero para llegar a este nivel de aceptación han tenido que dejar de lado muchos temores e inseguridades impuestos por la sociedad.

Tomar la decisión de alisarse la mayoría de veces se realiza de manera inconsciente, aceptamos alisarnos por la presión social de quienes quieren negar a toda costa lo afro.

Vivimos en una sociedad racista y esclavista, sus víctimas seguimos siendo las poblaciones afrodescendientes que históricamente han sido olvidados y marginados por los gobiernos de turno, ser negro o negra en Colombia implica no solo la estigmatización por nuestro color de piel, sino también la segregación social, generando un doble esfuerzo para tener un mínimo de oportunidades laborales y académicas en una sociedad que tiene una deuda histórica con la población afrodescendiente.

Nuestro pelo afro no es una moda, no es un estilo… Nuestro PELO AFRO ES NUESTRA IDENTIDAD por lo cual debemos sentirnos orgullosos de llevarlo sin químicos, sin alisadoras sin nada que lo debilite o lo maltrate.

Yo también me alisé, pero el día que decidí dejar florecer mi pelo afro natural recuperé la libertad que por años perdí, volví a ser yo, volví a vivir y descubrí que no hay nada malo en mi pelo afro, ni en mi cuerpo negro, ni en mi nariz ancha ni en mis dientes blancos, no hay nada de mi cuerpo que deba ser corregido o de lo cual me deba sentir avergonzada. Descubrí que mi pelo afro tiene una historia, una herencia que llevo inherente en mi ser. Quien no conoce su historia está condenado a repetirla, gastamos mucho dinero en comprar cremas alisadoras, planchas, extensiones y pelucas lo cual significa que no nos gusta la forma de nuestro cabello, que no nos amamos ni aceptamos como somos.

Pero no es tarde para que empecemos a mostrar nuestra belleza natural, a pesar del intento de los medios de querer imponer estereotipos, cuando nos llenan de publicidad sobre tener el cabello lacio y que ese cabello es el significado de belleza. Nuestro cabello, nuestro afro es una corona que crece en forma de cabello y del cual debemos sentirnos orgullosos de tener. El afro, sigue siendo nuestro, no nos dejemos esclavizar por las industrias y el comercio de lo “liso” ¿Por qué tenemos que tratar de encajar en esta sociedad? ¿Por qué no mejor hacer que esta sociedad encaje en nosotros? Atrévete a llevar tu cabello natural porque nuestro cabello afro no es una moda, no es un estilo, es nuestra identidad.

No se trata de lo que sientan los demás al verte, o de cómo se sientan los demás al verte. Se trata de lo que sientas TÚ cuando te miras al espejo.

El autorreconocimiento es un camino individual, en el cual cada persona debe decidir a qué ritmo llevar su proceso, no pongamos de moda nuestro pelo afro, pongamos de moda nuestro amor propio. La libertad de florecer nos permite llevar nuestro cabello afro natural y no dejar de lado nuestra identidad. Floreciendo con amor propio y aceptándonos como somos.

Mi anhelo es poder aportar a la construcción de mi país, empezando por crear una conciencia incluyente en todos los ámbitos de convivencia social. No tengo dudas de que juntos podemos trabajar en la construcción de la paz e igualdad de nuestra nación.

 

Post A Comment

YOUR CAPTCHA HERE